Masaje de relajación, donde se utilizan piedras de basalto que son calentadas y puestas sobre puntos determinados del cuerpo. Se combina el masaje tradicional con las manos y la colocación de piedras calientes para dilatar los vasos sanguíneos y linfáticos  estimulando así la circulación.

El calor de las piedras penetra los músculos proporcionando una gran relajación y aliviando dolores musculares persistentes.

La terapia induce a relajación profunda y trae muchos beneficios:

  • Ayuda a mejorar el dolor crónico
  • Desintoxica el cuerpo
  • Ayuda a malestares de espalda y cuello
  • Reduce el stress
  • Ayuda a dolores en la columna vertebral
  • Estimula procesos fisiológicos como la digestión y la respiración
  • Estimula la circulación sanguínea